15 49.0138 8.38624 1 4000 1 https://blog.laprotectora.com.pe 500 true

La Radiación Solar y El Cáncer de Piel

Los casos no son pocos pero tampoco son aislados. Cada año se detectan en el Perú 1,200 pacientes nuevos con cáncer de piel y al menos 1,000 de ellos encontraron el origen de su cáncer en la excesiva exposición al sol, sin la protección adecuada.

Cada año, además 500 personas mueren a consecuencia de esta neoplasia, sobre todo en las zonas rurales donde no hay diagnósticos y donde los tratamientos aún no llegan en forma oportuna. Los casos de cáncer de piel han aumentado ostensiblemente en la última década, pues hace diez años la neoplasia ocupaba el décimo lugar entre los cánceres más frecuentes en la población peruana, pero hoy en día es el cuarto más común.

El crecimiento de la enfermedad está muy relacionado con la exposición de las personas por mucho tiempo a los rayos ultravioleta.

“La capa de ozono en la parte peruana está muy debilitada y el daño que produce el sol al ADN es acumulativo, estamos en una situación de riesgo muy alto, por eso las personas deben protegerse del sol”.

 

Radiación Solar

Un estudio de la Sociedad Peruana de Dermatología, tras una campaña de foto-educación en las playas de Lima y Callao, evidenció que el uso de medidas de foto-protección en un día cotidiano aún es limitado, pues solo el 60% de personas usa sombrero y solo un 50% usa protector solar durante un día de sol. Aunque se generalice hablando de cáncer de piel, existen varios tipos entre los que destacan de forma clara los melanomas y los carcinomas cutáneos.

En ambos tipos, el principal factor de riesgo implicado en su aparición son las radiaciones solares (fundamental en los carcinomas)  sobre todo las de tipo B (UVB) y las de tipo A (UVA). En la piel, estas radiaciones son capaces de producir mutaciones en el material genético (ADN) de las distintas células que componen la piel e impedir su reparación, iniciándose así el proceso de la carcinogénesis o formación de un cáncer.

 

Melanoma

El melanoma es el tipo de cáncer cutáneo menos frecuente (aproximadamente el 5% de los tumores de piel), aunque en los últimos años está aumentando de forma considerable. Las células afectadas son los melanocitos o células productoras de melanina (pigmento que da color a la piel). Las radiaciones solares (entre otros factores) pueden alterar su ADN y comienzan a dividirse y crecer descontroladamente, invadiendo los tejidos sanos de alrededor y otros órganos a distancia.

Los melanomas se desarrollan sobre todo en personas de piel y ojos claros con dificultad para broncearse y que han sufrido quemaduras solares, fundamentalmente en la infancia o adolescencia.

La exposición puntual, excesiva e intermitente al sol se relaciona con su aparición, lo que explica que los melanomas se localicen preferentemente en zonas no expuestas al sol de forma habitual, como es el caso de la espalda y las piernas.

 

Además de la acción de las radiaciones solares, el riesgo que una persona tiene de padecer un melanoma aumenta con:

  • La existencia de antecedentes familiares o personales de este tumor.
  • La presencia en la piel de gran número de lunares (más de 50 o 60).
  • Xeroderma pigmentoso enfermedad hereditaria que afecta la capacidad de las células de la piel de reparar el daño causado a su ADN.
  • El padecimiento de quemaduras solares con ampollas durante la infancia y adolescencia.
  • Edad avanzada

 

Señales de Alarma

Los cánceres de piel se manifiestan de múltiples formas, por lo que si aparece cualquier tipo de lesión en la piel (manchas, costras, nódulos, úlceras) o se producen cambios en las ya existentes (crecimiento, variaciones de color o forma, sangrado, picor), debe acudir al dermatólogo.

Los melanomas suelen presentar unas lesiones muy características, conocidas por la regla del A, B, C, D y E.

A: Asimetría

B: Bordes irregulares

C: Color variado

D: Diámetro mayor de 6 mm.

E: Evolución (cambio de aspecto)

Compartir:
Categoría:Oncosalud
ANTERIOR
HÁGASE UN CHEQUEO PARA DETECTAR EL CÁNCER DE SENO

0 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA