15 49.0138 8.38624 1 4000 1 https://blog.laprotectora.com.pe 500 true

ALIMENTACIÓN SALUDABLE

No existe ningún alimento que contenga todos los nutrientes esenciales, de ahí la necesidad de un aporte diario y variado de todos los grupos de alimentos en las proporciones adecuadas para cubrir las necesidades fisiológicas de nuestro organismo. Alguna evidencia sugiere que en una semana se necesitan al menos entre 20 y 30 tipos de alimentos diferentes, sobre todo de origen vegetal, para que la dieta sea saludable.

La dieta se fundamenta en el consumo de almidones, no suele incluir productos animales y sólo estacionalmente frutas y verduras. La diversidad dietética se incluye ahora entre las recomendaciones específicas para la alimentación complementaria y la lactancia de niños de 6 a 23 meses durante la transición de lactancia a la dieta familiar.

En los niños y en adultos la diversidad se ha asociado con un mejor estado nutricional, con independencia del nivel socioeconómico, y es un buen índice de probabilidad de alcanzar requerimientos nutricionales y de una calidad nutricional más alta.

 

Ser equilibrada y adecuada:

Las proporciones de los alimentos elegidos deben modificarse para favorecer la variedad alimentaria, de modo que la alimentación responda a las necesidades nutricionales de cada persona con sus características y circunstancias particulares.

 

Ser saludable:

La alimentación sana incluye los conceptos de variedad, equilibrio y adecuación, junto con las características de un estilo de vida saludable. Una alimentación saludable es aquella que permite:

a)El crecimiento y el desarrollo del niño.

b)El mantenimiento de la salud, la actividad y la creatividad del adulto.

c)La supervivencia y la comodidad en el anciano.

Además, el término saludable se relaciona con una alimentación que favorece y posibilita el buen estado de salud y que disminuye el riesgo de enfermedades crónicas relacionadas con la alimentación.

Los diferentes modelos están constituidos por  consumo variado de frutas, verduras, hortalizas, cereales y lácteos.

 

Beneficios:

  • La ingesta total de frutas y verduras se asocia con un menor riesgo de enfermedad cardiovascular.
  • El consumo de fibra durante la etapa adulta se asocia con un menor riesgo de enfermedad coronaria. Este riesgo es de un 10 a un 30% inferior por cada 10 g/día de aumento en la ingesta de fibra total, procedente de los cereales o las frutas.
  • Una ingesta superior de frutas y verduras disminuye el riesgo de ictus (accidente cerebrovascular).
  • La suplementación con fibra produce un descenso significativo de la presión arterial diastólica y no significativo de la presión sistólica. Los efectos de esta suplementación son más evidentes con la fibra soluble (procedente de frutas, verduras, legumbres, avena).

 

Compartir:
Categoría:Salud
ANTERIOR
La Radiación Solar y El Cáncer de Piel
SIGUIENTE
SÍNDROME CORONARIO AGUDO

0 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA